El País , 17 de Agosto de 2000