La Opinión
Tenerife, 4 de Marzo de 2001