El País, 23 de Febrero de 1998