El País, 5 de Octubre de 2000