El País, 18 de Marzo de 1999