LA VOZ DE GALICIA, Mayo de 2002