Consejos de salud ocular para la vuelta de vacaciones y el otoño-invierno

Consejos de salud ocular para la vuelta de vacaciones y el otoño-invierno



agudeza visual en la conducción



condiciones de iluminación adecuadas

A la vuelta de las vacaciones, debido fundamentalmente al mayor número de horas disfrutadas al aire libre, práctica de actividades deportivas, contacto con animales y plantas, a menudo se desarrollan infecciones y alergias oculares, tanto a nivel de los párpados, como en la superficie ocular (córnea y conjuntiva).

Asimismo, debido a la luminosidad ambiental durante el verano, nos podemos dar cuenta de pequeños déficit visuales, aparición de las llamadas moscas volantes y destellos luminosos. No olvidemos consultar a nuestro Oftalmólogo ante cualquier molestia ocular originada en la época estival. Solo tratando estos síntomas de una forma precoz, evitaremos las complicaciones que se pueden derivar de los procesos cronificados.

El comienzo del curso

Antes del comienzo del curso escolar se debe realizar un examen visual a niños y jóvenes. De esta forma podremos detectar defectos o variaciones de refracción (miopía, astigmatismo e hipermetropía) y mejorar el rendimiento de nuestros hijos en sus estudios. Estudios recientes demuestran que una de las causas del fracaso escolar son los déficit visuales no tratados.

Los deportes en el invierno

Durante el otoño e invierno, se practican deportes como la natación en piscinas cubiertas, donde el uso de gafas para nadar, recomendable en toda estación se hace imprescindible. Nuevamente hay que recordar algún consejo para la utilización de estas gafas: al quitárselas proceder con cuidado, tanto para evitar el efecto ventosa que produce no pocos problemas, como para que si por descuido se nos escapan de las manos no nos produzcan daño por rebote en los ojos.

Otro de los deportes típicos de esta época es el esquí. Al ser practicado en montañas, donde el nivel de radiación ultravioleta e infrarroja es mucho mayor de lo que soportamos habitualmente, se pueden producir por exposiciones prolongadas, serias quemaduras en la córnea además de favorecer por acumulación de radiación ultravioleta el desarrollo de cataratas precoces, lesiones retinianas y conjuntivales. Por todas estas razones, es imprescindible el uso de gafas protectoras de calidad contrastada, para la práctica de este deporte.

La vuelta al trabajo

Tanto en el trabajo como en casa sería conveniente analizar si obtenemos el máximo confort visual para leer, porque no hay que olvidar que una iluminación insuficiente es tan dañina para los ojos como una excesiva. Para ver la televisión o trabajar con el ordenador cuyas pantallas presentan alta luminosidad y bajo contraste es conveniente suavizar el nivel de luminancia del ambiente y evitar stress a los ojos, eliminando los reflejos o brillos de lámparas y ventanas en la pantalla.

La distancia visual óptima para los trabajos de cerca, en el ordenador, es de 45-55cm, debiendo colocarse la pantalla en un ángulo de 10-20º con la horizontal. Las paredes de los lugares de estudio o trabajo deben ser mates y de colores claros, las lámparas deben tener difusores de luz, y la iluminación debe estar entre 150-300 Lux.

La sequedad en el ambiente se ha convertido en algo normal en las casas y oficinas, producida en los meses fríos casi siempre por un uso abusivo de la calefacción, y esto hace que en tareas de concentración visual como la lectura, la costura, trabajos de ordenador, etc, en las que tendemos a parpadear con menor cadencia de la habitual, se una la falta de humectación del ojo a la sequedad ambiental, lo que nos impedirá ver de una forma natural y clara. Para evitar estas molestias es recomendable mantener el ambiente con una humedad entre 40-70%, y usar colirios humectantes o lágrimas artificiales.

Conducir en invierno

La llegada del mal tiempo, con sus nieblas, brumas, lluvias y la consiguiente pérdida de contraste visual en las carreteras, producida por las malas condiciones atmosféricas, hace necesario que los conductores, sobre todo los profesionales, camioneros, taxistas, etc. pasen una revisión que les garantice la máxima agudeza visual tanto de día como de noche por su seguridad y la de los demás usuarios de la carretera.

Siguiendo estos sencillos consejos, mejoraremos nuestra salud ocular, conservando de la mejor forma nuestro sentido más preciado.