El Cross-linking corneal para el queratocono

Esta técnica se realiza en nuestra Unidad de Córnea y Catarata.

Solicitar consulta
Cross-linking

¿Qué es el Cross-Linking?

El Cross-Linking es un método para tratar el Queratocono y consiste en producir nuevos enlaces moleculares para reforzar el colágeno corneal que está debilitado en esta enfermedad.

Es una excelente terapéutica con óptimos resultados que puede realizarse en combinación con los anillos intracorneales y/o lentes fáquicas. Nuestro equipo de la Unidad de Córnea y Catarata es experto en el tratamiento del queratocono con estas técnicas.

¿En qué consiste la técnica?

La técnica consiste en instilar un colirio de Riboflavina sobre la córnea y posteriormente aplicar una radiación UVA.

En nuestra clínica utilizamos la técnica más avanzada y eficaz del momento, de la que la Doctora Iradier es pionera, el Cross-Linking Transepitelial acelerado con iontoforesis.

La radiación UVA junto con la Riboflavina origina una reacción que producirá el fortalecimiento del colágeno corneal y de esta manera se puede detener la evolución del Queratocono.

En nuestro canal de Youtube puede ver un vídeo de la técnica quirúrgica del cross-linking transepitelial con iontoforesis   para el queratocono realizado por la Doctora Iradier.

¿Cuáles son sus aplicaciones?

El Cross-Linking permite retrasar o evitar un trasplante de córnea al recuperar la rigidez corneal, y está especialmente indicada para afecciones graves como Queratocono y Degeneración marginal pelúcida.

También se utiliza para tratar otras enfermedades corneales como la necrosis y algunas infecciones.

¿Cómo es la operación para el paciente?

Es un procedimiento simple, no invasivo, y se realiza en quirófano de manera ambulatoria, sin ingreso.

Los efectos del Cross-Linking empiezan a hacerse patentes desde el tercer hasta el sexto mes después de la intervención.

La combinación de la técnica de Cross-Linking corneal con los anillos intraestromales y/o lentes fáquicas es el mejor tratamiento para el Queratocono. Sus resultados son superiores a los obtenidos con el trasplante de córnea, el restablecimiento de la visión es mucho más rápido, y no existe riesgo de rechazo.

Consulte nuestros consejos para antes y después de la cirugía.